Comparar listados

Un Agente Inmobiliario de alto rendimiento ¿Por qué?

Un Agente Inmobiliario de alto rendimiento ¿Por qué?

Cuando leo “Agente Inmobiliario de alto rendimiento” no puedo evitar imaginarme como acto reflejo a un Agente Inmobiliario corriendo los cien metros lisos al mismo tiempo que levanta mini pesas ataviado con traje y corbata y casi sin despeinarse, bastante cómico ¿verdad?.

Como no paraba de caer en este absurdo pensamiento decidí investigar sobre lo que es en realidad un Agente Inmobiliario de alto rendimiento

¿Por qué Agente Inmobiliario de alto rendimiento?

Probablemente la primera idea que te venga a la cabeza no sea la de un Agente Inmobiliario atleta pero si que darás por hecho que se le cataloga de alto rendimiento por el número de propiedades vendidas y alquiladas en un periodo de tiempo determinado.

Curiosamente no es así, conozco algún que otro Agente Inmobilario mediocre que por alguna razón que nadie comprende por mucho que se le observe vende y alquila como cualquier otro, es un misterio pero ya investigaremos eso, lo que si que es evidente es que no se le puede considerar un Agente Inmobilario de alto rendimiento.

Se considera un Agente Inmobiliario de alto rendimiento a las personas cuya dedicación por la profesión es inmensa y pasional, es decir, no solo venden y alquilan con frecuencia sino que todo lo que hacen con el cliente y la transacción es exquisitez pura.

Una persona que tiene la capacidad de desarrollar sus propias habilidades y fortalezas y que es capaz de asumir sus debilidades como parte de si mismo es admirable, vamos a analizar algunas de las cualidades de un Agente Inmobiliario de alto rendimiento, quizá cuando termines de leer te darás cuenta de que eres uno de ellos y no lo sabías 😉

Cualidad 1: Ser proactivo

Agente Inmobiliario de alto rendimiento Ser proactivo
Agente Inmobiliario de alto rendimiento Ser proactivo

Es una palabra que se utiliza a menudo hoy día por parte de las empresas que buscan personal pero ¿qué quiere decir proactivo? significa que uno mismo debe de tener capacidad de tomar iniciativa y proponer nuevos proyectos, actividades o estrategias para después llevarlas a cabo sin que sea “el jefe” necesariamente quien tenga que decirnos que tenemos que hacer.

Un Agente Inmobiliario de alto rendimiento es proactivo porque está en su naturaleza, da gusto verlo, vamos, siempre tiene entre manos alguna idea con la que destacar en las redes, lo mismo te organiza un open house que un safari inmobiliario, es proactivo todo le va bien.

Cualidad 2: Constancia

Agente Inmobiliario de alto rendimiento - Constancia
Agente Inmobiliario de alto rendimiento – Constancia

La constancia es algo que todos necesitamos hagamos lo que hagamos pero un Agente Inmobiliario de alto rendimiento lo es prácticamente sin esfuerzo ¿por qué? ¿es un superhéroe o superheroína? Pues no, pero gracias a la constancia ha podido crear hábitos de trabajo que le permiten empujar hacia delante todo su trabajo.

Aunque parezca que no le cuesta ningún esfuerzo en realidad se supera cada día poco a poco marcándose metas pequeñas que es capaz de visualizar ya que no pierde la perspectiva de lo que quiere conseguir en una meta mucho más grande, especialmente los Agentes Inmobiliarios Independientes.

Un Agente Inmobiliario Independiente necesita de su fuerza de voluntad para salir a la calle todos los días y la mejor manera de hacerlo es la constancia, si tienes un jefe, un horario y un equipo comercial a la espera de que pegues el patinazo para levantarte operaciones igual no te resulta tan difícil, es cierto que es una motivación un tanto sufrida y desagradable pero hay gente que vive así y se levanta para cumplir.

Si trabajas desde casa ¿cuál es tu motivación? ¡tú mismo! necesitas la constancia de levantarte todos los días y la mejor motivación es saber que te vas a convertir en un Agente Inmobiliario de alto rendimiento con la valía de un león de la selva ¡el rey de la selva!. Bueno igual me estoy emocionando y no es para tanto pero si es reconfortante.

Cualidad 3: Organización

Agente Inmobiliario de alto rendimiento - Organización
Agente Inmobiliario de alto rendimiento – Organización

Organizar tu tiempo es organizar tu vida, no hay más, se que cuesta un mundo especialmente hoy día que tenemos que lidiar con la inmediatez de las comunicaciones, estamos siempre disponibles al móvil, whatsapp, facebook, twitter etc… y se nos llena la agenda de imprevistos personales y profesionales pero organizarse en medio de este caos es la clave del éxito.

Un Agente Inmobiliario de alto rendimiento lo sabe y por ello se organiza correctamente ya que la máxima de un profesional de nuestro sector es ganar tiempo  y por desgracia hasta el tiempo cuesta dinero. Una buena organización de tu tiempo significa saber hasta cuando y hasta donde puedes llegar.

Puede resultar contraproducente el hecho de estar las 24 horas los 7 días de la semana disponible para los clientes ¿tan mal te van las cosas como para atender tu trabajo a la desesperada? ¿no es importante para ti el desayuno con tus hijos antes de que empiecen el colegio? ¿no respetas tus horas de descanso? ¿en serio? siempre existen clientes con los que hay que hacer excepciones pero tampoco hay que pasarse, como si lo demás no importase.

Un Agente Inmobiliario de alto rendimiento sabe optimizar su tiempo lo suficiente como para hacer su trabajo con exquisitez  en el horario de trabajo y que le quede tiempo suficiente como para vivir su vida, es un aspecto importante y que pasa desapercibido para muchos, claro esta que lo que no saben es que una persona feliz y descansada rinde el triple que una persona cansada, estresada y frustrada.

Cualidad 4: Sonrisa

Agente Inmobiliario de alto rendimiento - Sonreír
Agente Inmobiliario de alto rendimiento – Sonreír

Puede sonar absurdo así según se lee pero en realidad es lo que necesita la gente, yo también lo necesito, necesito llegar a una tienda y cuando pregunte por la talla de la prenda que me quiero comprar la dependienta me sonría y me diga que me lo mira en un momento, necesito que el camarero del restaurante donde voy a comer me sonría y me deje el vaso en la mesa sin dar golpe y necesito que el telefonista que me responde cuando necesito realizar alguna gestión con mi compañía de ADSL también sonría aunque yo no le vea la cara a través del teléfono pero es importante que sonría porque yo lo sabré.

Vivimos en unos tiempos en los que la gente ya no sonríe, un Agente Inmobiliario de alto rendimiento ¡sonríe! y punto, un cliente valora más tu trato y tu sonrisa que tus conocimientos. Cuantos pedantes hay por ahí tocando puertas y llamando al teléfono ¡cuantos! y que cansinos con sus tecnicismos, que esta muy bien saberlo pero el cliente no esta para verte fardar como un pavo real.

La mejor razón para sonreír es saber que es bueno para la salud, no necesitas más razones por lo tanto tus ganas de sonreír no dependen de si te pasan cosas buenas así como el no tener ganas de sonreír tampoco debe depender de los obstáculos que siempre nos encontramos en la vida. Sonríe y verás.

Yo también quiero ser Agente Inmobiliario de alto rendimiento

Ya hemos visto algunas de las cualidades que convierten a un Agente Inmobiliario normal y corriente en un Agente Inmobiliario de alto rendimiento aunque la lista no termina ahí, estas cualidades son las que debemos desarrollar para que nuestro trabajo sea más productivo, los Agentes Inmobiliarios Independientes que deciden salir adelante son los que lo logran pues además de todo esto necesitan la tenacidad y el empeño que otros no tienen.

Cuando decidí que quería ser Agente Inmobiliario mis motivaciones eran muy diferentes a las que ahora tengo, pensé que se trataba de un trabajo más como comercial y solo quería ganar dinero pero a poco que fui dando pasos en mi carrera me di cuenta de que tenía que aspirar a ser algo más, no existe techo en esta profesión si uno no quiere y mis aspiraciones empezaron a ser otras muy diferentes. No sabía que me estaba convirtiendo en un Agente Inmobiliario de alto rendimiento.

Hoy día y a pesar de todos los líos en los que me he metido mientras aprendía puedo estar orgullosa de que mis clientes me quieren y siguen contando conmigo. Tu también puedes crecer como Agente Inmobiliario, no te quedes en pañales para siempre (los he visto, existen agentes inmobiliarios en pañales a pesar de los años que llevan desarrollando la actividad) yo decidí no hacerlo sola y buscar el respaldo y el aliento que a veces todos necesitamos.

Por donde empiezo si quiero convertirme en Agente Inmobiliario de alto rendimiento

Vamos a coger papel y boli y vamos a empezar apuntando lo que hacemos bien, lo que hacemos mal y lo que no hacemos pero deberíamos hacer, por ejemplo:

Lo que hacemos bien

Lo que hacemos bien o consideramos que hacemos bien y que como mínimo debe ser nuestra base

  1. Las captaciones: ¡Qué mínimo! que mínimo que realizar captaciones de los inmuebles que vamos a gestionar, aunque he visto a cada pirata haciendo de las suyas que ni para captar valen pero bueno, hay de todo.
  2. Las visitas: En cuanto entra una demanda nos ponemos en contacto y acordamos realizar la visita.
  3. Las negociaciones: En este punto me atrevería a decir que muchos lo hacen por pura obligación del proceso pero eso no quiere decir que lo hagan bien, pero bueno, vamos a contarlo como “cosas que hacemos bien”
  4. Cobrar: Exquisito, todos lo hacemos estupendamente, los que hemos hecho las cosas bien nos resulta satisfactorio y que nuestro trabajo ha sido reconocido y los que han hecho las cosas mal probablemente sientan que ha colado y a otra cosa mariposa.

Lo que hacemos mal

No necesariamente hacemos las cosas mal porque seamos malo sino por desconocimiento, especialmente al principio aunque he visto patinazos importantes en gente que ya lleva tiempo moviéndose en estos mares

  1. No comprobar la titularidad de la propiedad una vez captada, casi nadie lo hace y es un error garrafal
  2. Terminar las visitas con los demandantes sin hacer las suficientes preguntas al final ¿puedes vivir con la incertidumbre?
  3. Hay negociaciones que no van a ninguna parte y aun así nos empeñamos en intentar sacar adelante operaciones de forma casi forzosa diría yo, que paciencia llegan a tener algunos clientes, es digna de admirar.
  4. No dejar bien explicado el tema de cobro de los honorarios, tener miedo a pasar la factura es un error.

Lo que no hacemos

Hay acciones que pasan desapercibidas por la mayoría de los Agentes Inmobiliarios

  1. Prospecciones: La mayoría de los Agentes Inmobiliarios no hacen prospección y me parece increíble, la prospección es una herramienta de captación fundamental y que nos ofrece una ventaja tremenda frente a la competencia. Para un Agente Inmobiliario de alto rendimiento la prospección es fundamental pues es la forma que tenemos de conocer a fondo nuestro mercado, de hacernos conocer en nuestra zona y de ser los primeros en enterarnos de lo que sale al mercado en nuestra zona de actuación
  2. Limitar las visitas: Cuando nos llega una demanda por un inmueble en cartera muchos agentes inmobiliarios se limitan a enseñarle el inmueble por el que pregunta el demandante pero no caen en que si a esa persona no le encaja ese inmueble en concreto seguirá buscando y por ello debemos aprovechar el contacto para enseñarle más inmuebles similares, si no los tenemos en cartera en ese momento entonces dejamos la puerta abierta para poder enseñarle otro inmuebles más adelante.
  3. Formalizar las ofertas: Si nos hacen una oferta de compra por un inmueble disponible debemos formalizar la oferta ¿cómo? no necesariamente cogiendo una señal, que también se podría, como mínimo que la oferta aparezca en un documento de compromiso firmado por el ofertante, que quede constancia de la oferta por escrito.

Una vez que tenemos nuestra propia lista sobre lo que hacemos bien, lo que hacemos mal y lo que no hacemos debemos empezar a marcarnos pequeños objetivos para mejorar nuestro rendimiento. Aunque nos cueste un esfuerzo tremendo debemos empezar por corregir lo que hacemos mal, con urgencia, después debemos empezar a implementar aquello que no hacemos en nuestra actividad y por último mejorar lo que ya hacemos bien.

En esa carrera de pequeños objetivos no debemos olvidar que necesitamos trabajar con las cualidades que hemos nombrado arriba, ser proactivo, constante, organizado y sonreír siempre solo así lograremos convertirnos en Agentes Inmobiliarios de alto rendimiento.

¿Quieres convertirte en Agente Inmobiliario de alto rendimiento? Escribe en la sección de comentarios lo que tienes pensado y la comunidad intentará darte las mejores respuestas ¿por qué no? o también puedes pedir información para convertirte en Agente Inmobiliario Asociado de RH PROPERTIES y te enseñaremos algunos trucos más

FlojitoNo está malEstá bienMe ha servidoFantástico (88 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Artículos Relacionados

Agentes Inmobiliarios y su marca personal

Para trabajar en el sector inmobiliario y ser uno de los agentes inmobiliarios de referencia en...

Sigue leyendo
RH PROPERTIES
by RH PROPERTIES

Como trabaja un Agente Inmobiliario Independiente desde casa

¿Cómo hace un Agente Inmobiliario Independiente desde casa para trabajar y tener éxito? La...

Sigue leyendo
RH PROPERTIES
by RH PROPERTIES

El nuevo paradigma del Agente Inmobiliario

¿Cuál es el referente de un buen Agente Inmobiliario? Si trabajas en el sector imagino que te...

Sigue leyendo
RH PROPERTIES
by RH PROPERTIES

3 thoughts on “Un Agente Inmobiliario de alto rendimiento ¿Por qué?”

  • Manuel

    22/12/2017 a las 11:27

    Hola,
    Me ha entrado curiosidad sobre uno de los puntos que dice que hay agentes que no hacen las suficientes preguntas cuando termina una visita. Que clase de preguntas se pueden hacer a parte de la de ¿qué te ha parecido el inmueble? debemos hacer un interrogatorio???? Gracias

  • RH PROPERTIES

    22/12/2017 a las 11:37

    Hola Manuel!
    En primer lugar gracias por comentar!!
    En respuesta a tu pregunta, es preferible no hacer un interrogatorio, las preguntas a las que hacemos referencia en el post al terminar una visita deben ser preguntas que den pie a una conversación liviana y cómoda para el cliente por ejemplo sería estupendo sustituir la pregunta de “¿que te ha parecido?” por ¿te ves viviendo aquí?” la pregunta es la misma pero formulada de otra manera hace que consigas respuestas diferentes y más interesantes, a la primera pregunta suelen responder “si, esta bien pero me lo tengo que pensar, ya te llamaré” en cambio a la segunda pregunta pueden responder con tranquilidad con un “si me veo pero…” o “la verdad que no me veo porque…” de estas respuestas sale información muy válida de tu cliente y dan pie a una conversación donde pueden surgir más preguntas como ¿te has fijado en la luz que entra por la ventana de la cocina? o ¿qué es lo que más te ha llamado la atención? Todo esto contando con que el cliente no sea un ciezo y asienta con la cabeza a todo sin mediar palabra claro jejeje.
    Espero haberte respondido a tu pregunta
    Felices Fiestas Manuel!!! Si tienes más curiosidades no dudes en seguir escribiéndonos será un placer charlar contigo.

  • Diego

    12/04/2018 a las 20:28

    La pregunta ¿te ves viviendo aqui?, en mi caso yo siempre utilizo el Vd. Siempre me ha funcionado estoy totalmente de acuerdo con vosotros.

Únete a la discusión